Consejos para negociar

Ahora que te han ofrecido un trabajo, estate preparado para jugar educadamente al juego del gato y ratón. El siguiente paso después de una entrevista satisfactoria suele ser una oferta verbal. Si la recibes, muéstrate agradecido. No tienes por qué darles a tus potenciales empleadores una respuesta segura de inmediato, pero puedes mostrar tu interés diciendo algo como  “thank you very much, I look forward to receiving the offer letter and reading through the details.”

negociar

Lee la letra pequeña

Estate absolutamente seguro de que has leído todo y que tienes todas las preguntas contestadas antes de firmar el contrato o la oferta escrita. Asegúrate de que todo lo que se te ha prometido está plasmado en el contrato. Esto incluye las pagas, comisiones, periodo de entrenamiento o de prueba (por ejemplo algún certificado del entrenamiento o formación) así como los periodos de vacaciones. No presupongas ni des por seguro nada. Tiene que estar siempre por escrito.

No digas aceptes ninguna oferta de inmediato. Muéstrate  entusiasmado y agradecido cuando recibas la oferta de trabajo, pero pide las siguientes 24 horas para responder. Esto te proporcionará un plazo para superar tu alegría inicial de ser seleccionado. Si consideras que el salario es insuficiente, expresa tu preocupación al empleador durante el tiempo en el que estás considerando la oferta. Te darás cuenta de inmediato si el salario que te han ofrecido está escrito en una piedra o se puede negociar.

Negociación salarial

Cuando te pregunten acerca de tu salario, la mejor respuesta es aquella que le devuelve la pelota al tejado del empleador. Puedes decir algo como:  “what kind of salary range are you working with?” o “I’d like to make as much as other employees with my qualifications.” o “What is a typical salary for this position?”. Otra estrategia puede ser no ser específico en una cifra y establecer el salario deseado en un rango. Diciendo algo así como:  “I was thinking of a salary in the $60,000 to $70,000 range.”

No reveles tu anterior salario. Una vez la cifra de tu anterior salario está sobre la mesa, habrás tirado toda tu negociación por la borda. No expresando con exactitud cual es tu actual salario, o cual sería el salario que te haría salir de tu actual trabajo, estás obligando a tu empleador potencial a realizar su máxima oferta.

Poseer varias ofertas de trabajo te otorga una posición ventajosa, por lo que es buena idea hacer saber a las empresas interesadas que tienes otras ofertas. Estate preparado para decirles lo que otras empresas te están ofreciendo y que tipo de trabajo o de industria es.

Bonus y complementos salariales

No te olvides de valorar los bonus y complementos salariales cuando negocies tu sueldo. A veces el salario ofrecido puede parecer bajo. Pero,  en ocasiones, los bonus  y complementos pueden sumar un 40% a tu salario básico. Algunos bonus están establecidos de manera fija, pero otros son negociables como stock options, transporte o vehículo, servicios médicos, descuentos de empleados, formación, periodos de vacaciones o bajas por enfermedad.

Intenta que tu discusión salarial sea amistosa. Se amigable cuando discutas sobre tu sueldo. Debes hacer sentir al empleador que navegais en el mismo barco, trabajando juntos para encontrar una solución que sea satisfactoria para ambas partes.

Aceptar la oferta de trabajo

Una vez que has aceptado la oferta de trabajo y en nivel de salario, asegúrate de obtener las condiciones de la oferta por escrito.

Rechazar la oferta de trabajo

Si decides rechazar la oferta, asegúrate de hacerlo de la mejor manera posible. Trata cada oferta de trabajo de manera seria y agradecida. No quedes mal con nadie. Nunca puedes saber con quién acabarás haciendo negocios o trabajando en un futuro, por tanto, no te cierres puertas. Estate preparado para esta pregunta: What would make you change your mind? Si estás preparado para reabrir la negociación, ten un salario en mente. Si la compañía sencillamente no te conviene, ten una respuesta educada e inofensiva en mente.

Recuerda, en una negociación no se trata de ganar un premio. El objetivo último es que empleador y empleado sean felices con el salario y las condiciones acordadas. Si una parte siente que ha sido explotada o devaluada, habrá posteriormente un resentimiento que se leerá  entre líneas durante el tiempo que dure la relación laboral.

Guardar

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *