Contratar un seguro para la mudanza y el almacenamiento

Cuando estés preparado para trasladarte a Vancouver, quizá quieras asegurar tus pertenencias para protegerlas de un eventual daño o pérdida.
seguro-para-la-mudanza

Las compañías de mudanzas y aseguradoras proporcionan diferentes opciones y tipos de coberturas que debes tener en cuenta. Es importante entender sus diferencias antes de tomar una decisión.

¿Necesito un seguro para mudanza o para almacenaje?

Tu poliza actual quizá cubrá tus pertenencias en una mudanza. Algunas polizas únicamente cubren un porcentaje de ellas, por lo que será mejor que preguntes a tu compañía de seguros. A menudo hay limitaciones en el seguro y en la responsabilidad. Averigua cuales son estos límites.

Si tu seguro del hogar no cubre el traslado, pregunta si puedes contratar una cobertura a corto plazo que lo cubra. Quizá seas capaz de obtener una cuota más asequible con tu compañía de seguros que a través de la empresa de mudanzas. Busca un seguro “a todo riesgo” si quieres que cualquier imprevisto esté cubierto.

El seguro del hogar rara vez cubre el almacenamiento. Pregúntales acerca de contratar un seguro adicional.

Entender las coberturas del seguro de mudanza

En Canadá y Estados Unidos suele haber tres formas de asegurar la mudanza: responsabilidad básica, protección declarada o protección del valor declarado, y protección total del valor.

Responsabilidad básica. En algunas provincias y estados, las compañías de mudanzas están obligadas a proporcionar un nivel básico de protección. Este nivel esta basado en el peso de tu envío, y tiene generalmente un cargo de unos 60 centavos por libra. Tu televisor podría estar cubierto por unos $30. Esta cobertura no te protege demasiado.

Protección del valor declarado. En este caso, tu declararás un valor para tus pertenencias. Serán aseguradas a este valor menos depreciación. Por tanto, si tu televisor de hace diez años  resulta dañado durante el traslado, serás cubierto por el valor de una televisión de reemplazo menos lo que se haya depreciado durante los últimos diez años. Esta cobertura te deja de nuevo bastante expuesto.

Reemplazo del valor protegido. Este es el mayor nivel de protección que cubre los costes del reemplazo total de los artículos destruidos, perdidos o dañados. Con esta opción puede haber un deducible. El precio se basa en el valor declarado del envío, por lo que tienes que pagar un extra.

Para opciones de cobertura más caras, debes realizar una lista detallada de las cosas que se trasladarán, y la política de la poliza puede requerir que las fotografíes también. Incluso si no te piden fotos, puede estar bien que fotografíes los artículos y reliquias más caras.

Busca los límites de la responsabilidad y asegúrate que estás cubierto bajo todas las circunstancias. Algunas polizas no cubren desastres naturales etc. Lee la letra pequeña.

¿Quién empaqueta tus pertenencias?

La cobertura puede variar según quién sea la persona que empaquete los artículos. Algunos seguros de compañías de mudanzas solo cubren los artículos empaquetados, por lo que asegúrate de seguir las reglas que establece el seguro.

Coberturas de seguro de almacenamiento

El seguro de almacenamiento viene a ser lo mismo que el seguro de mudanza, salvo que no existen requisitos por parte de la compañía de almacenamiento para proporcionar un seguro de responsabilidad básica. Puedes hablar con la compañía que te proporciona el seguro del hogar y pedirles contratar un seguro adicional.

Ellos quizá tengan algunas opciones de responsabilidad básica, salvo que tu estés buscando otras opciones como protección del valor declarado o reemplazo del valor protegido.

Quizá pienses en asegurar todas tus pertenencias mientras se encuentran en el guardamuebles, o quizá solo algunos artículos para que el coste sea menor.

Últimos consejos para una total cobertura en los seguros de mudanza y almacenamiento

1. Para asegurar la cobertura total, contrata el reemplazo del valor protegido y asegúrate de que incluye el coste total del reemplazo, no su coste tras depreciación.

2. Lee la letra pequeña y contrata la cobertura “a todo riesgo”. Asegúrate de que todo está asegurado “a todo riesgo”  y lee cuidadosamente las limitaciones de tu cobertura.

3. Asegúrate de que todo se empaqueta adecuadamente para asegurar que todo el contenido está cubierto por el seguro.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *